Para nadie es un secreto que la discriminación racial en el mundo sigue más vigente que nunca. Barcelona no escapa a esa triste realidad que afecta por igual a grandes y chicos, sin importar la clase social. Pero no todas las personas discriminadas hacen una denuncia formal ante las leyes.

Según informaciones recientes aportadas por SOS Racisme el 52 % de las personas que sufren este ataque no denuncian. Las razones pueden ser varias y válidas si se quiere, pero inaceptables desde cualquier punto de vista. Sobre todo por el daño emocional que produce en quienes padecen la agresión.

Los migrantes, los más vulnerables

La muestra señala que un gran número de personas que son víctimas de agresión racial sí acuden ante las autoridades. Pero no se atreven a dar el siguiente paso que es formular la denuncia formalmente. Sobre todo el caso de los migrantes, quienes son los más vulnerables a los ataques racistas.

Quizá la razón principal de no efectuar la denuncia consiste en sentirse indefensos luego de presentar los cargos. Por ese grado de indefensión no todas las personas discriminadas hacen una denuncia formal ante las autoridades competentes.