Hace unos días, el inversionista de la firma 500 Startups, hizo unas declaraciones por internet indicando bajo el título de “Soy repulsivo, Lo siento”.

Dave McClure se une a las filas de directivos tecnológicos acusados por acoso sexual. Dave declaro: “Hice insinuaciones a un gran numero mujeres en circunstancias de trabajo que claramente eran indebidas”

El día anterior a este suceso, el inversionista en capitales de riesgo y a su vez inversionista de Twitter y Uber, además de ser estrella de Shark Tank, Chris Saccan, declara que él había contribuido al impulso de una idealización sexista en el mundo de la tecnología.

Estas declaraciones se unieron múltiples declaraciones más efectuadas por otras personas en referencia a conocidos inversores de otras marcas y firmas, lo cual hicieron que en Silicon Valley surgieran un gran número de mujeres a declarar sus historias arraigadas a este mundo de la tecnología y a los hombres que la manejan.

De esta forma, se conocieron múltiples casos en los que McClure estuvo involucrado, lo cual lo llevaron a declarar sus acciones bajo el texto ya mencionado y generando así una cadena de twitts de otros usuarios que siguieron esta declaración.