A veces las mujeres deben picar adelante con palabras cuando los hombres no entendemos de insinuaciones; y tienen razón, porque a despistados no nos ganan los demás, ya que parece que estamos en el mismo nivel de despiste.

Hace poco mi novia me dijo directamente que me sentara con ella a revisar una página web llamada bolsos.promo donde ella había visto varios modelos de bolsos que le gustaron, que yo de allí me decidiera para su cumpleaños.

¿Directa?, ¡sí!, ¿ruda?, ¡un poco!, ¿necesario?, ¡pues fíjense que sí!, yo no estaba claro en qué regalarle y ella más que pista, me indicó exacto.

Allí se encontraba un amplio catálogo de bolsos parfois baratos, tan baratos que por ello se me ocurrió “mejorar” el regalo. No le compré uno, sino varios. Para ajustar a su guardarropa, empleo y los lugares a donde vamos e iremos.

Ella fue feliz por sus regalos, por nuestro nivel de comunicación y mi iniciativa. Y sí ella es feliz, yo lo soy.