Vamos a recopilar cinco (05)  animados momentos con el WiFi que a nosotros han llegado. Esos que se comparten gracias a que sus señales son retransmitidas donde quiera que estén por usar tecnología de punta:

  • “No me pude excusar de que tenía mala señal porque mi profesor sabe que en mi casa usamos el WiFi booster ya que mi mamá se lo dijo”. Yo quería escaparme de las clases a distancia.
  • “Desde que tengo WiFi, tengo más amigos, ¿qué raro, no?”
  • Mamá, sé que el WiFi llega hasta el final del jardín cómodamente; el incómodo soy yo porque me pides agua fía a cada rato y estás lejos”.
  • “Recuerdo que estuve en un hotel y otros clientes se quejaban que la señal de WiFi no les llega a los cuartos; yo usé mi WiFi booster y navegué sin problemas mientras oía los sollozos de los demás inquilinos”.
  • Una vez le ofrecí a una muchacha que usara mi clave de WiFi frente a mi casa, ya que no quería entrar; con eso y muchas consideraciones, hoy por hoy es mi novia”.

Tantas historias buenas que hay sobre el uso del WiFi más allá de su valor en la conectividad y tan poco espacio.

Y usted, ¿qué anécdota simpática con el WiFi nos puede contar?